Aumenta – Diseño e integracion de soluciones web

Just another WordPress.com weblog

Una revolución con manos

leave a comment »

Android

Android

Después de al menos tres décadas en las que permanecimos anclados a voluminosas computadoras que descansaban en nuestros escritorios y regazos, ahora vemos cómo una nueva raza de ingenios –compactos, potentes y más comunicados que nunca- toma su lugar para dar paso a una era de simbiosis hombre-máquina que nos hace recordar alguna escena de ciencia ficción; asistimos al nacimiento de la era de la movilidad y la conexión permanente a internet.

Precedido por la experiencia del PDA, un fenómeno epitomizado al mismo tiempo por el fracaso trágico y contundente del Apple Newton (1993-1988) y el efímero éxito de las Palm a principios de siglo, presenciamos una nueva invasión comercial de dispositivos móviles cuyo proceso de adopción ha resultado vertiginoso y contundente, gracias principalmente a la popularización del acceso inalámbrico a Internet, tanto por medio de redes WiFi como de 3G.

Smartphones, tablets, Blackberrys, ebook readers, gps, etc., son sólo algunos ejemplos de herramientas especialzadas o multipropósito cuyas ventas registran tasas de crecimiento que superan incluso a las de las ahora tradicionales computadoras portátiles y de escritorio.

Sistemas operativos como el Symbian de Nokia, Android de Google y iOS de Apple, han hecho posible el nacimiento de una nueva y saludable industria dedicada a la generación de aplicaciones, que si bien se ofrecen a cambio de unos cuántos dólares, registran al año más de 7 mil millones de descargas, con lo que su venta representa ya un negocio que se estima valdrá en 2012 unos 17,500 millones de dólares.

En el “remoto” año de 1995, el visionario Nicholas Negroponte –fundador del MIT y de la influyente revista Wired- postulaba en su ahora clásico trabajo “Ser digital” que en el futuro inmediato -osea hoy- los ingenios informáticos móviles con capacidades  multimedia serían “de alta definición, pequeños, luminosos, chatos y flexibles” y que el usuario podría, desde la comdidad de su cama, “dialogar con él o dejar que le cuente una historia”.

Salvando el detalle del vocabulario, que a tan sólo 15 años suena totalmente anacrónico, las predicciones de Mr. Negroponte han resultado bastante atinadas; el error, en todo caso, podría ser de apreciación, pues en lugar de hacernos más libres y felices, hay ocasiones en que los nuevos móviles parecen estar conviertiéndose en una suerte de grilletes digitales, nuevos y pequeños tiranos que nos esclavizan al trabajo en una dinámica que no conoce de lugar u horario.

Anuncios

Written by Fernando Ledezma

febrero 28, 2011 a 9:54 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: